Buscar este blog

No se puede comprar la felicidad, pero se pueden comprar helados, que son suficientemente parecidos

 

No se puede comprar la felicidad, pero se pueden comprar helados, que son suficientemente parecidos.   Peejay Josol

No se puede comprar la felicidad, pero se pueden comprar helados, que son suficientemente parecidos.

Peejay Josol